¿Qué hacemos aquí?

Cada quince días, sin pautas ni temática, colgaremos una texto o una ilustración. Pau escribe, Berto dibuja. A partir de la ilustración se escribe un texto, y la siguiente quincena, a partir de un texto se dibuja una ilustración. Y así hasta que el cuerpo aguante.

*haz click en la imagen para verla ampliada, o descargar para verla mejor*

lunes, 17 de noviembre de 2008

Mundo postindustrial

Postindustrialmente hablando la cosa no está nada mal. Tenemos fábricas, humo, polución, dióxido de carbono, cemento, drogas sintéticas, armas, guerras, sida, cáncer, petróleo, plástico, y de todo. Tenemos de todo. No está nada mal. Dentro de las drogas tenemos pastillas, mdma, anfetaminas, cocaína, heroína, ketamina, nexus y de todo. No está nada mal. Me paseo por mi mundo de plástico colocado hasta las cejas y me da igual porqué no está nada mal. Porqué el mundo es mío encima de un caballo de adrenalina. Y entonces. Y entonces nada. Porqué soy capaz de resistir como un soldado al que le dan de comer todas las municiones posibles y entonces explota y la explosión se convierte en una bomba nuclear interior que produce todo tipo de sensaciones inesperadas. Y no está nada mal. Todo está bien. Y entonces avanzo a tientas por un mundo que no comprendo y me da igual. Desprendo radioactividad y brillo en la noche y me meto en una nave enorme en la que los dj’s (los directores de juego) ponen trash techno a toda pastilla mientras en el pantallote se ven imágenes del dungeons and dragons. Y es de puta madre. Me convierto en un nigromante mientras el que tengo al lado me lanza una chufla y no sé quien es ni me importa. Yo sólo me preocupo de resucitar a los muertos mientras alucino e intento combatir al mago blanco encima del dragón. Mi estado es crítico. Mis posibilidades son infinitas y laberínticas. Soy un loco o un bufón o un bicho raro que lo único que hace es comer drogas y más drogas para mutar y ser piel de esta masa de cemento que al final ha conseguido convertirse en cuerpo. Y circulo por las calles como la sangre circula por las venas, sin saber hacia donde voy, siguiendo únicamente estímulos nerviosos que me empujan o me lanzan hacia extraños lugares. Oigo un bombeo constante que puede ser mi corazón o puede ser un bombo sonando fuerte en alguna rave. Termino tirado en algún sitio de los intestinos de esta ciudad, a punto para salir disparado por el culo. Empiezan a aparecer los pedos y me preparo como un velocista antes de que suene el disparo. Todo mi cuerpo en tensión, el bombo retumbando, la sangre circulando, y entonces el gran pedo que me precipita hacia el exterior. Y me arrojo al mundo como una cagada.



6 comentarios:

Berto Serra dijo...

Este fin de semana he tenido problemas con la tableta gráfica :S, asi que hoy la he podido arreglar y esto es lo que ha salido.
Espero que os guste

Demóstenes dijo...

Me gusta más el escrito que la otra vez, la ilustración mola, mola el detale de la camiseta medusa xD

Podrías hacerlas, tío xD

Albert Lloreta dijo...

L'escrit m'ha agradat cada cop més. Per mi és millor que l'anterior, el personatge és clar i em recorda bastant a aquell "diós del hastío" del que xerravem l'altre dia.
Molt bon final!

I la il·lustració és just com m'ho imaginava!


Felicitats als dos!

Per cert, m'agrada això de "que te ha parecido", em podríeu passar l'script? :)

Joaquim Pintó dijo...

M'ha encantat el text, molt acord amb la il·lustració. Que és abans, l'uo o la gallina? ècfrasi de la imatge o interpretació visual del text? És una versió catastrofista d'allò que deiem de la "ombligosfera".

Felicitats!

laura gutierrez dijo...

que guai el que estau fent!
aquesta entrada està encara més compenetrada l'imatge i el text!
feis un bon equip!

genial :)

rudilleces dijo...

m'ha recordat a "in the fake plastic earth" de Radiohead. Bon tándem teniu aquí montat.

una seguidora més